Consumo de Zumos: los 6 errores más comunes

errores consumo de zumos

El consumo de zumos naturales de frutas y verduras aporta resultados impresionantes a vuestro organismo si se practica de la forma correcta.

Con los zumos naturales permitimos a nuestro cuerpo entrar en un nuevo mundo de nutrientes en el que habitualmente es difícil entrar debido a las malas costumbres alimentarias generalizadas.

El consumo de zumos naturales es una de las mejores maneras de inundar a nuestro organismo con grandes dosis de vitaminas, minerales y antioxidantes que nos aportarán un golpe extra de salud.

A continuación, os propongo ciertas astucias para el consumo y preparación de vuestros zumos.

1 – Un consumo de zumos con frutas y verduras demasiado azucaradas

El consumo de zumos naturales es una magnífica manera de aportar nutrientes a vuestro organismo ya que son directamente absorbidos por sistema sanguíneo. Unos 20 minutos son suficientes.

De esta manera aportamos a nuestro organismo una dosis directa de vitaminas, minerales y enzimas. Aún así, unos de los errores más corrientes que los novatos cometen es añadir demasiadas frutas en sus zumos. Estamos de acuerdo en que las frutas contienen muchas vitaminas y minerales, pero si nos pasamos exponemos a nuestro cuerpo a altas dosis de azúcar en forma de fructosa.

Diferentes estudios sobre el impacto de la fructosa en nuestro organismo han exagerado mucho este efecto. Pero aún así es cierto que, la fructosa tiene un efecto sobre vuestra glucemia. Éste activará la producción de insulina en el páncreas y conducirá al almacenamiento del azúcar bajo forma de triglicéridos. Además de que la fructosa absorbida en forma de zumo tiene un impacto mayor sobre la glucemia que la absorbida comiendo la fruta directamente debido a la ausencia de fibras.

Esto no os debe impedir añadir alguna fruta a vuestros zumos de verduras para darles un poco de sabor complementario. Si estáis practicando alguna dieta de adelgazamiento o si sufrís de diabetes, intentad no superar una proporción de frutas del 20%.

Si tenéis problemas con el sabor de vuestros zumos de verduras, probad a añadir lima o limón ya que tienen bajos niveles de azúcar pero un potente sabor.

2 – A los zumos les falta verde.

La clave para preparar zumos de verduras sanos es hacer que no falten las verduras verdes. Los zumos verdes están repletos de nutrientes excelentes para nuestro organismo.

Fieles a su naturaleza, las verduras verdes producen clorofila, que al consumirla contribuye a oxigenar vuestro cuerpo. Otro aspecto básico de las verduras verdes es que no harán dispararse los niveles de insulina y azúcar en sangre como sí lo hacen las verduras más azucaradas (zanahorias y remolacha)

Los zumos de verduras os aportarán también micronutrientes que encontraréis menos a menudo en las frutas, como por ejemplo el potasio, que ayuda a reducir la presión arterial.

Reservaros los zumos azucarados para daros un pequeño capricho de vez en cuando, y centraros en los zumos verdes el resto de la semana.

tiempo zumos

3 – El timing es esencial en los zumos!

Muchos son los que cometen el error de beber zumos durante la comida.

Si queréis sacar el mayor partido a vuestros zumos naturales, beberlos con el estómago vacío (por lo menos media hora antes de la comida). Por que? Vuestro cuerpo podrá absorber más rápidamente sus nutrientes.

No bebáis zumo a cualquier hora del día.

Un zumo no está pensado para sustituir un comida, está más bien pensado como un complemento de nutrientes para tener una salud óptima. El mejor momento para consumir un zumo es al despertarse, para a continuación, media hora más tarde, tomar el desayuno.

4 – Otro error a evitar: no tomarse el zumo directamente.

Muchas gente pregunta cual es el mejor método para conservar el zumo hecho por la mañana de forma que puedan ir consumiendolo a lo largo del día.

La respuesta es que esta práctica no es aconsejable.

Por muy práctico que pueda parecer preparar de una sola vez una gran jarra de zumo para tener siempre zumo listo para beber, privamos a nuestro organismo de grandes cantidades de nutrientes.

Es mucho más recomendable beberse el zumo directamente. Con bastante rapidez la luz y el aire van a ir destruyendo parte de los nutrientes, y los antioxidantes irán perdiendo su eficacia poco a poco.

Si de verdad no disponéis de suficiente tiempo y preferís guardar el zumo, introducirlo en un recipiente hermético en el frigorífico e intentad consumirlo antes de 24 horas. No será igual de rico en nutrientes que un zumo recién exprimido, pero siempre será mejor que no consumir zumo ninguno.

5 – Preparar zumos poco higiénicos

El consumo de zumos suprime las fibras insolubles de las frutas y verduras, lo que ayuda a absorber los nutrientes más rápidamente. Pero si vuestras frutas y verduras no se han lavado con cuidado, absorbereis también muchas impurezas.

En este aspecto lo más recomendable es utilizar frutas y verduras ecológicas, que hayan sido cultivados sin hacer uso de pesticidas y agentes químicos que puedan dañar nuestro organismo. pesticidas zumos

6 – Beber el zumo en 3 segundos

Consumir zumos no conlleva que tengamos que bebernoslos de un trago en los 3 segundos siguiente a su preparación.

Tomaos vuestro tiempo para saborear vuestros zumos naturales. Saborear cada trago que déis. Esto permitirá a vuestras enzimas digestivas empezar a funcionar y ayudará a vuestro cuerpo a digerir el zumo más rápidamente.

Y si estás sentado aún mejor. Esto os permitirá estar más relajados, nuestro estómago y nuestro sistema digestivo son muy sensibles.


¿Y vosotros? ¿Cometéis estos errores?

Esperamos que los consejos de este artículo os hayan ayudado a mejorar vuestro consumo de zumos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *